Para lograr reducir el precio que ha sido estipulado para una vivienda arrendada, es importante tomar en cuento numerosos aspectos, tales como: negociar con el arrendador el precio de la renta, conocer la comunidad de vecinos que rodean al apartamento, eliminar ciertos gastos innecesarios y las tasas municipales manejadas en dicho sector, otra estrategia es averiguar tarifas de departamentos que se encuentren afiliados a un seguro de impago de cualquier compañía de seguros, seguros de moda que tienen precios cada vez más bajos. Poder conseguir un alquiler barato sin duda no es una tarea sencilla,  pero al continuar todas las propuestas de este artículo podrás encontrar un piso barato de alquiler en el menor tiempo pensado.

Para ello no solo se tiene que negociar el precio del arrendamiento de la casa, sino también eliminar o reducir ciertos gastos que se relacionan con esta operación, tales como: desembolsos que afectan a todos los servicios domésticos, los gastos de comunidad, además de los impuestos locales, aunque no lo parezca las alternativas son amplias, lo que se permite aperturar una serie de posibilidades capaces de economizar el alquiler de un piso sin necesidad de renunciar a nada.

Antes de decidirse a alquilar un piso, es más que imprescindible que dentro del contrato a firmar se encuentren especificados todos los gastos que deben ser cubiertos por el inquilino, cualquier gasto olvidado va a provocar un gran desajuste del presupuesto estipulado.  A continuación te mostramos algunos trucos infalibles:

  1. No firmes el contrato lo antes posible: La prisa nunca es buena compañera para lograr una excelente negociación, por lo que no es necesario que muestres demasiado interés en agilizar el proceso de contrato, jugar con todos los tiempos es más que imprescindible cuando negocias el total de renta que estás dispuesto a cancelar, es probable que a unas pocas semanas el arrendador proponga una disminución de la renta ofrecida. Es importante que aproveches todos los puntos débiles destacables de la casa, por muy hermosa que sea la casa siempre existen detalles que pueden fallar a tu favor, revisa cada aspecto capaz de hacerlo relucir en las negociaciones, de esta forma la otra parte es sensible ante dichas deficiencias y se ve obligado a disminuir su importe inicial. El actor famoso de cine estadounidense Jim Carrey durante sus primeras entrevistas, admitió que antes de alcanzar el éxito se preocupaba por vivir en espacios cómodos para su bolsillo y siempre alargaba el momento de la firma de contrato para alcanzarlo.
  1. Amplía todas las ofertas: Centrar tu atención a una sola alternativa no es algo prudente, cuanta más poseas es mejor, para ello es necesario comparar precios, ventajas y desventajas, luego de que se haya analizado todo inclinarse por la mejor propuesta que en ciertos casos va a coincidir con la más económica.
  2. La calefacción es bastante costosa: En cuanto a la clase de energía la diferencia de presupuesto va a ser muy importante dentro del recibo de cada mes, cuando lo que se desea es abaratar el alquiler, siempre va a quedar la opción de optar por un tipo de vivienda que cuente con servicio de energía un poco más barata, casi todos los lugares actualmente cuentan conexión para la cual se tienen que pagar tarifas que varían de un 10 a 50 euros mensuales.