El cine es uno de los medios más eficaces a la hora de transmitir, divulgar y dar a conocer diferentes culturas a nivel global y al que muchas personas tienen acceso en la actualidad. El cine es una forma de expresión artística que forma parte de la sociedad, donde la misma se mantiene informada a partir de las redes sociales, televisión o el cine y las películas que este ofrece en comparación con el resto de los medios escritos que se utilizaban en otros tiempos. Ahora se cuenta con una gran variedad de géneros que muestran un nuevo acercamiento y punto de vista hacia lo complejo que es el ser humano.

Las películas se documentan y basan sus obras en versiones reales o toman inspiración de las mismas para relatar una historia, con lo cual esperan transmitir un mensaje con la misma. Hemos visto cómo las películas que nos hablan o muestran diferentes facetas de determinadas  enfermedades ganan gran popularidad, permitiendo que el público en general entre a un mundo desconocido y que al terminar la función se tenga una nueva mentalidad acerca de ello, con lo que se busca colaborar y ayudar en lo que respecta al tema de la salud que se esté presentando en ella.

Hemos visto películas de milagros, de personas con cáncer y de enfermedades terminales, así como con alzheimer o parkinson, que es una enfermedad más común en la actualidad pero que muchas veces no se sabe cómo manejarlo frente a alguien que la padezca.

Se muestran diferentes tipos de clínicas, como por ejemplo la clínica de artritis, una clínica infantil o la maternidad, doctores y sus tratamientos, lo que nos presenta una realidad diferente pero que está presente.

Las películas emplean conocimientos, sentimientos, tiempo, espacio, palabras y combinan la realidad con la ficción, tratando de influir sobre todos los sentidos para generar empatía en los observadores ante la situación que se está presentando. El cine es el imperio de los sentidos, ya que tiene el poder de transportarnos a diferentes épocas, lugares y destinos en un espacio determinado de tiempo.

Según expertos, la expresión cinematográfica se constituye como un relato perfecto y el más complejo donde se combina el arte de la reproducción con el arte de la encantación, expresando de nuevas formas una realidad mediante la figuración.

Gracias al cine ahora se tiene un nuevo método que captura la realidad, otorgando nuevos significados a las prácticas y objetos de la vida cotidiana, permitiendo establecer reglas o conversaciones que nos ayuden a desarrollar habilidades sociales y mejorar como personas integralmente. Así mismo, tiene la capacidad de estimular nuevas formas de pensar sobre las problemáticas presentadas en el ámbito social, el honor, el sexo, entre otros. Pero también sirve para dejar en evidencia las injusticias, la explotación y otros problemas que afectan muchos lugares en el mundo y la calidad de vida en los mismos.

Los espectadores solo se sientan frente a una pantalla a observar una serie de escenas y secuencias, en las que captan nuevos modelos humanos y los comportamientos diferentes, teniendo una mejor forma de transmisión intergeneracional y de forma completa en comparación al resto de medios que se encuentran disponibles en la actualidad.

Por otra parte, este permite reconocer una porción de nuestra naturaleza conectada a los sentimientos y problemáticas más comunes y que vemos en la pantalla, y cómo pueden afectar las relaciones humanas que marcarán nuestra forma de desarrollarnos en la sociedad.