Muchos países se ven afectados por diferentes problemáticas que los acechan diariamente, por lo que muchos espacios de entretenimiento se encuentran desmejorados y olvidados, ya que todos concentran su tiempo y recurso en otras problemáticas. En Venezuela por ejemplo, gracias a la hiperinflación y los controles que hacen complicada la importación de equipos y películas, las salas de cine se encuentran cada vez más vacías. En tiempos sensibles y cambiantes son más los países que buscan soluciones, en vez de enfocarse en los problemas.

En la ciudad de los techos rojos se han creado varias propuestas de cine alternativas que van contrarias a la corriente de la sociedad, una sociedad depresiva e insegura. Las nuevas iniciativas se podría decir, que han tenido como inspiración las de grandes empresas alrededor del mundo como la Rosa Oriol Tous. Entre ellas podemos mencionar el cine a cielo abierto en el Centro de Artes los Galpones, cine en la pizarra de la Alcaldía de Sucre, la fábrica del cine de la Alcaldía de Baruta y el circuito Gran cine han sido los más constantes. Los autores de estas obras son ciudadanos que tienen una gran habilidad para adaptarse a las situaciones adversas y que presentan nuevas formas para alegrar y animar a la población.

Sin importar donde te encuentres puedes seguir estos ejemplos proactivos, aplicando la habilidad para entender que aún en tiempos de crisis o problemas que presente algún país, todavía existen oportunidades que nos invitan a participar activamente. Hoy en día hay muchos emprendedores y actores sociales, quienes están motivados por el deseo de convertirse en su propio jefe, otros están motivados por la necesidad de hacer algo por la sociedad y el país.

Son más las instituciones que se dedican a programar, realizar y mantener una proyección constante de películas independientes en diferentes espacios públicos, reuniendo a peesonas de todas las edades e intereses con un bien común, el cine.

Algunos de estos programas pueden contar con el apoyo de grandes y medianas empresas, mientras que otros no tienen patrocinadores, siguen siendo un buen ejemplo de integración entre los sectores, ya que están involucrados quienes prestan el espacio sin costo alguno, quienes brindan el material a proyectar y quienes colaboran con la reparación y mantenimiento de los equipos utilizados. Estas iniciativas sociales invitan al sector privado a apoyar y ser parte del crecimiento de la población. Existen muchas organizaciones, fundaciones y compañías que están dedicadas al desarrollo de la sociedad, y al unirse con estas iniciativas se puede encaminar y mejorar el futuro de un país.

La cultura es conocimiento, por lo que mientras más promueva su acceso y desarrollo, tendremos más ciudadanos dispuestos a tomar los espacios públicos para realizar acciones que beneficien a todo su entorno, teniendo nuevas personas que creen ideas innovadoras y ayuden a las poblaciones a salir de la ignorancia que se ha instaurado en muchos países, aumentando el valor cultural del mismo.